11 ago. 2008

ESCUDARSE EN LAS ONGs..., NO TIENE PRECIO

Como no tiene precio los réditos políticos que el presidente Uribe está sacando con la sonada liberación de Ingrid Betancourt (que ahora paradójicamente volverá a ser su adversaria, como lo era cuando la secuestraron, será la "lealtad institucional" de Uribe contra la actitud de "martir político" de Ingrid). Y en medio de este juego, el haberse valido de emblemas de Cruz Roja y haber preparado un montaje con una ONG fantasma con página web incluida para engañar a los guerrilleros de las FARC (como la entrada en wikipedia está en discusión por su neutralidad, ahí va otro enlace) El derecho internacional humanitario clama al cielo, y se habla de denuncias por violación de la Convención de Ginebra, incluso de delito de "perfidia". Pero del otro lado se dice que fue un soldado que se puso nervioso y contravino órdenes oficiales usando una camiseta de Cruz Roja (por vídeos y reportajes gráficos existentes esto se cae solo, no parecía nervioso en absoluto y llevaba la camiseta desde el principio de la expedición). Además se argumenta que el delito de perfidia sólo se da si se persigue causar daño al enemigo en caso de conflicto armado declarado, y que este no era el caso (por un lado, porque muchos países no reconocen el conflicto del gobierno colombiano con las FARC como "guerra", sino como terrorismo, entre ellos la UE, ya que no reconocen a las FARC como fuerza beligerante, y aparece en el listado de organizaciones terroristas, y por otro porque el objetivo no era dañar al enemigo, sino liberar prisioneros). El caso es que el gobierno no piensa castigar al presunto infractor, y tampoco han hablado del montaje con la ONG fantasma. Eso sin entrar ya en valorar las declaraciones de ex-asesores del presidente Uribe (Maquiavelo nunca muere). Ya veremos lo que hace la convenión de Ginebra.

No cabe duda de que la liberación de los prisioneros fue algo muy bueno, al fin y al cabo son dos bandos, cada cual con sus reivindicaciones, y de lo que se trata es de minimizar el sufrimiento humano (que en el caso de los prisioneros, en durísimas condiciones y apartados de sus familias es muy grande), lo que yo sí creo es que el todo vale nunca se debería institucionalizar, porque las condiciones del resto se verán empeoradas por la desconfianza hacia organizaciones neutrales que las aliviaban. Si hace tantos años la humanidad llegó a la conclusión de que hay ciertas cosas que no valen, no se debería permitir ahora a políticos ambiciosos tirar a la basura todo ese trabajo.

No hay comentarios: