4 dic. 2009

¿ES COMPATIBLE LA BANCA ÉTICA Y EL MERCADO DE CAPITALES?

Esta reflexión se generó a partir de esta noticia de El Economista. Pero como cada vez tendemos más a dudar de como en los medios se contextualizan las noticias (y también en las ONG o movimientos sociales), hemos llamado directamente a Triodos (antes de opinar siempre hay que escuchar a todas las partes, lo cual desgraciadamente se hace cada mez menos).
He hablado con uno de sus responsables, que me ha estado contando amablemente como funciona el tema, y ha enviado además un correo-e con más explicaciones (de hecho ya habían tenido llamadas, y habían visto algunos comentarios en blogs de Galicia sobre este tema).

Resumiendo mucho lo que comentó, TRIODOS tiene dos líneas de trabajo:
1) Su especialidad, que entra en balance bancario, y que trabaja sobre economía real promoviendo los proyectos de tipo ambiental, social y cultural (ahí es donde se invierte toda la pasta de los depósitos y cuentas de ahorro).

2) Fondos de inversión en empresas que cotizan en mercados de capital, bajo unas condiciones de cumplimiento de criterios de RSC (responsabilidad social corporativa). En el 96 hubo una serie de clientes que demandaban productos para poder invertir en empresas que cotizaran en mercados de capital o en temas con más riesgo (microcréditos o Energías Renovables en países en desarrollo), que en la línea 1 no tenían cabida. Después de un gran debate, a partir de inicio de los 2000 se abrieron tres fondos de inversión, empleándolos para invertir en empresas que cumplieran una serie de criterios de RSC (aun no siendo perfectas ni mucho menos, como él reconocía), pero de forma que TRIODOS tuviera capacidad de influencia como accionistas en las juntas (por ejemplo en Deutche Telecom se consiguió una resolución de control de procedencia del coltan en toda la línea de producción). El objetivo de este producto es, según ellos, entrar en ese "mundo de malas bestias" y tratar de abrir brecha y exigir cada vez más el cumplimiento de criterios de RSC (o sea, se dan rentabilidades similares a otros bancos, pero incidiendo mucho en RSC, para que cunda el ejemplo y se vea que se puede ser rentable económicamente sin descuidar la parte social y ambiental). Y en esa línea sí pueden estar las empresas que pone en esa noticia el periódico El Economista.

Esta estrategia es más o menos discutible, pero es la de TRIODOS y tienen argumentos para defenderla (hay que escuchar a todo el mundo, sobre todo cuando sí quieren hablar, no como otras entidades que dan la callada por respuesta).

A mí con todo esto me surgen dos dudas gordas:
-esos criterios para trabajar con empresas en la línea dos a qué nivel de "dureza" llegan y cómo y quien define dentro del banco esos criterios  (algunas de las empresas que financian cumplirían criterios de RSC de forma bastante laxa...). Aquí se pueden consultar.

-la capacidad real de influir de una entidad comparativamente tan pequeña en "monstruos" como REPSOL y otras, y la forma de presionar a las empresas (según ellos "Triodos busca el diálogo con las empresas cotizadas, mediante: i) el ejercicio de voto en las juntas generales de accionistas; ii) el análisis de las empresas y el diálogo con ellas para que cambien procesos de negocio no sostenibles; y iii) la selección de las empresas que dentro de su sector están teniendo mejor comportamiento en los indicadores de sostenibilidad")

2 comentarios:

David Junquera dijo...

Bueno, no toda la banca ética es Triodos, ni Triodos es toda la banca ética.
En ISF Valencia llevamos muchos años con una pequeña línea de trabajo en este sentido (Red EnClau), y apostamos por la nueva generación de Banca Ética: FIARE.

La diferencia entre Triodos y Fiare es que la primera es una empresa cuyos objetivos y fines en principio son muy lícitos y éticos, mientras que FIARE se constituye como Cooperativa de Crédito y se está creando como movimiento social, implicando ONGDs, Asociaciones de vecinos, etc.
Os invito a que consultéis la web para más información. www.proyectofiare.com

fpuga dijo...

En ESF Galicia estamos siguiendo muy de cerca el proyecto Fiare y estamos en este momento en un proceso de reflexión interna para estudiar participar activamente en el proyecto