10 dic. 2014

Una reunión Cósmica

Supongo que es imposible, cuando te vas de una cósmica, no sentir que dejas atrás una parte de ti. Y más cuando ha sido una cósmica tan especial, tan mágica. Las personas de Ingeniería Sin Fronteras no han perdido nada de lo que las hace únicas, y una vez más este espacio ha sido testigo de cómo, en momentos aparentemente difíciles, somos capaces de reencontrarnos, derivar juntos, seguir transformándonos y re-educándo-nos, y recordar todo lo que nos une. Es imposible hacer una crónica de una cósmica que resulte completa, es difícil recoger todo lo pasó este fin de semana, por eso trataremos de hacer una crónica general, que es ésta, y otras sobre cada uno de los obradoiros (talleres) y actividades que hubo.

Cuando caí en la cuenta de que esta vez yo sería quien tendría que hacer una crónica del evento en general, al principio pensé: ''¡A ver como carallo hago para plasmar aquí todas las experiencias de todos!'' Pero en lugar de plasmar todas las experiencias de todos, he tratado de centrarme más en la experiencia en común que me parece que todos tuvimos. Al fin y al cabo, yo creo que esa magia sí que se puede captar. Y lo digo yo, que soy psicólogo.

Y qué mejor escenario para esta magia que Allariz, en el corazón de Galicia, un pequeño y precioso pueblo que sorprendía a todos los desprevenidos que iban a darse un paseo para despejarse. Como aterrizaje, Olalla (Oli) nos recordó que es Ingeniería Sin Fronteras y no ingenieros sin fronteras no sólo por la inclusividad de género, sino también por la transdisciplinariedad. Nos propuso ''derivar'' por el pueblo, recorrerlo en grupos sin rumbo fijo, observándolo y experimentándolo con atención, y después haciendo una puesta en común. A algunos les fascinaba que las piedras brillaran; otros en cambio no entendían porqué el pueblo estaba repleto de tiendas outlet's.

Después de cenar, ya habiendo llegado más gente, aprendimos a hacer ritmos con nuestro propio cuerpo. Todo estaba planeado. La percusión corporal, a cargo de una maestra en el arte como Irma, sirvió para que nadie pudiera quedarse atrás en la jam session que nos esperaba aquella noche. Muchas personas ya habían traído sus propias guitarras y ukeleles, panderetas y otros instrumentos enxebres, de modo que el ritmo para aquella noche estaba asegurado. A pesar del frío que hacía, aquella primera noche fuimos rompiendo el hielo poco a poco, mezclándonos cada vez más entre ISFs y creando un ambiente cada vez más cálido, en parte gracias a la música en directo.

Al día siguiente, comenzamos con las actividades más relacionadas propiamente con la temática de esta cósmica: alternativas de trabajo más allá de la educación formal. Podeis leer una explicación más completa aquí. La primera actividad de ese día ayudó a mezclarnos un poco más, pues Ali y su compañera de Tempo de Loaira nos hicieron trabajar temas como el género o la electrónica ética en grupo, y de una manera bastante creativa: unos hicieron una pequeña obra de teatro, otros una dramatización muda, otros escribieron una canción sobre electrónica ética, otros hicieron un mural interactivo... Y cada grupo sorprendía más que el anterior, con lo que siempre teníamos que aplaudir cada vez más fuerte.

Después comenzaron los obradoiros dobles. Había dos obradoiros al mismo tiempo, y todos nos íbamos dividiendo. Así, mientras yo fui a un taller sobre el aprendizaje en comunidad de Germán Vargas, otros fueron a la de educación popular para los cuidados con Paz Cainzos. Parece que todos salimos bastante satisfechos de ambas charlas. Para este momento ya habían llegado compañeros de la ISF portuguesa, EpDAH (Engenharia para o Desenvolvimento e Ajuda Humanitária), como Tiago o César, con quienes compartimos las experiencias de ése día.



Después por la tarde había una actividad de teatro (Teatro dx aprimidx CenTolas) que consistía en ensayar alternativas a situaciones de la vida cotidiana que vivimos como una opresión, y que tenía tan buena pinta que las profesoras de la otra actividad decían que habrían ido si no fuera porque estaban en la otra actividad. En ésta, que se titulaba ''Aprendizaje cooperativo'', las profesoras se propusieron enseñarnos de manera práctica las 200 técnicas de aprendizaje colaborativo que conocían en las dos horas que tenían, lo que toca a 6 minutos por técnica. No sé cuántos cafés se tomarían antes del taller, todo lo que puedo decir es que mi grupo de trabajo coincidió en que se trataba de un taller un tanto quijotesco.

En tercer lugar, hubo otros dos obradoiros: uno sobre el aprendizaje-servicio (con Raquel Crespo), del que la gente salió toda alborotada diciendo que había surgido un encarnizado debate sobre el voluntariado transformador, y otro taller sobre la autogestión, menos encarnizado pero no por ello menos interesante, donde aprendimos con Victoria Molinero las principales herramientas de la autogestión como herramienta de trabajo y de lucha. Allí hicimos entre otras cosas un círculo en el que te colocabas según tu respuesta a las preguntas que Victoria hacía fuera mucho o poco.

Pero ya habrá tiempo para relatar con más detalle cada actividad; paso directamente a la vertebración del sábado, que casi debería escribir con mayúsculas. Desgraciadamente, nuestros compañeros portugueses de EpDAH no pudieron participar con nosotros en el llamado circuito vertebrativo. Cómo lo oyes. Circuito vertebrativo. Como si estuviéramos en una cadena de montaje de vertebradores, todos fuimos rotando entre el amor de los abrazos de Alberto, las danzas gallegas y paso doble de Quique y Marta Sara y los ritmos latinos de Andrea. Aquella noche sí que ya no teníamos excusa para no bailar. Sólo faltaba el toque maestro a aquella receta explosiva: la queimada. Aquella noche, bajo la luna llena y los aullidos del libishome acechando entre las sombras, realizamos el mágico conjuro, con varios potajes ardientes que espantaban a los malos espíritus, liberándonos de nuestras últimas malas energías, que se iban flotando en el humo.

Sólo quedaba allí lo mejor de nosotros. Sin duda tuvimos después una buenísima oportunidad para practicar todos los bailes que habíamos aprendido. Realmente, esto se lo debemos a la magnífica organización de la Cósmica. La crítica más grave que llegué a oír fue que amanecía demasiado tarde. Supongo que todo no se puede conseguir siempre.

La jornada del domingo empezó con varias reuniones: primero una titulada ''Todo lo que siempre quisiste saber sobre ISF pero nunca te atreviste a preguntar'', cuyo nombre yo creo que ya es ilustrativo. Después, hubo dos talleres: Los Juegos de Ender, a cargo de Andrea de Galicia y Sara de Castilla y León, y que nada tenía que ver con la famosa novela de ciencia ficción (bueno, está bien: en cierto modo sí), trataba sobre electrónica ética y sobre los conflictos éticos que existen a lo largo de la cadena de montaje de nuestros aparatos electrónicos. Salieron ideas tan interesantes que grabaron parte del taller para no perderse nada. El otro taller, el de Wikicacharreo, consistía en tratar de acordar una definición acerca del concepto de tecnología para el desarrollo humano, central en nuestro discurso, para después ponerla en la Wikipedia, por lo menos para tener un principio sobre el que empezar a trabajar en ese artículo.

Mientras tanto, estaba teniendo lugar una reunión interjuntas, es decir, entre las juntas directivas de cada ISF. Era complicado, dado que se tuvieron que debatir cuestiones muy importantes sobre las que hay posicionamientos muy diversos. Se trataba de preparar la intensa Asamblea Federal que nos esperaba para aquella tarde. Ésta comenzó con los resúmenes de cada vocalía (Comunicación, agua, EpD... etc.), y tras la incorporación de dos nuevos voluntarios a la junta federal (Ximo, de Valencia, y Manel, de Catalunya) se abordó la gran cuestión de hacer una reducción del presupuesto federal (como resultado de la reducción de los presupuestos de cada asociación ISF, lo que hace que sus cuotas sean más bajas), lo que implicaba hacer una profunda reestructuración federal. No era fácil lidiar con estos aspectos. Aún así, es importante no perder de vista que este tipo de esfuerzos, aunque duros, van encaminados a mantener todo lo que nos une, todos esos objetivos, transformarnos a nosotros como personas, transformar nuestro entorno y hacer que todas las personas de ISF nos sintamos, después de todo, como una gran familia.
Las fotos que están en las paredes son de voluntarias nuestras en otros países!!

Después, la vertebración permitió que todos pudiéramos relajarnos y aprovechar hasta la última gota de esta mágica cósmica. Los últimos supervivientes aún tuvieron tiempo de ir a darse un baño a las termas a cielo abierto, aprovechando unos pocos rayos de sol. Así, con la luz dando sobre las aguas templadas de las termas, fue como terminó este inolvidable encuentro.

Echamos de menos a muchas personas que no pudieron estar; echamos de menos a las personas de ISF Navarra y Andalucía, y sin duda a muchas personas más. Pero nada de eso podrá empañar que con cada Cósmica todos y todas nos sentimos cada vez más unidos, sentimos que todos somos parte de algo grande. Por esto es imposible no sentir cuando te vas de la cósmica que dejas atrás una parte de ti. Porque juntos creamos un entramado de hilos, como el que hicimos con Victoria al principio de la asamblea, y esas relaciones perduran más allá de los desacuerdos que puedan existir. Porque ISF es mucho más que una organización; es todas las personas que la componen, y las relaciones que estas personas forjan atraviesan fronteras y cruzan océanos desde Mozambique hasta Honduras, pasando por Portugal y la India, haciendo que ésta reunión fuera una verdadera reunión Cósmica.



Enlaces relacionados (Cósmica 2014: reunión da base social das diferentes asociacións de Enxeñería Sen Fronteiras de España en decembro 2014,  enAllariz, que tivo lugar coa cofinanciación de Cooperación Galega da Xunta de Galicia)

- Emotivo carta de Gonzalo Martínez (Lalo) sobre la Cósmica
- Resumen general
- Taller Derivando por Allariz
- Piedra, zapato y tiza
 
- Aprender en comunidad 
- Aprendizaje cooperativo 
- Teatro Oprimida 
- Autogestión para la lucha! 
- Aprendizaje y Servicio
Educación popular  
- Talleres (más internos) del domingo
- Vertebrando :-)
- Qué opinaron de la Cósmica (llegó la hora de la evaluación)

4 comentarios:

Patricia Iglesias dijo...

Miguel, con diferencia, a mellor crónica que fixeches!!! encantoume!! <3

Sergio dijo...

Muy chula, sí señor. Creo que captaste la "experiencia común"

alicia dijo...

Encantoume!!! Que gran Cósmica!!!

Miguel Pino García dijo...

A mellor? jo, que nas outras tamén me esforcei moito!!